La marca España no puede tener puentes

Dentro de El Experto Opina 0 comentarios

Escrito por Andy Stalman, director general de Cato Partners Europe

Cuando estalló el conflicto de los controladores del pasado viernes me planteé algunas reflexiones: ¡qué lío para mis amigos que se iban de vacaciones!, ¡qué caos se avecinaba!, ¿a cuánto ascendería el perjuicio económico? (se habla de alrededor de 500 millones de euros) y ¿qué haría el gobierno?,  no sólo en el frente interno sino y, fundamentalmente, en el externo, de cara al cuidado de la marca España.

Una marca no tiene días de la semana. Debe cuidarse y atenderse los 365 días del año, las 24 horas del día, especialmente en esta era de hiper-conexión.

A la planificación, se le deben sumar los imponderables: crisis y oportunidades, que se presentan sin pedir permiso. El caso del caos del viernes pasado es un excelente ejemplo.

En general, tanto la información como la comunicación estuvieron pensadas solamente para el consumo interno.

En cuanto a los organismos oficiales, relacionados la mayoría con el turismo, accedí a varios de sus sitios web, y en ninguno se decía nada en referencia a los problemas en los aeropuertos españoles.

Por otro lado, la rápida y eficaz respuesta en redes sociales por compañías como Iberia fue recompensada por su público. No es habitual ver que una aerolínea de esta parte del mundo aproveche las redes sociales como un canal inmediato y probadamente exitoso.

Eché en falta una respuesta de los responsables de la marca España. Eché en falta una reacción en tiempo real al problema real. No se puede planificar una estrategia de marca sin ponderar estas circunstancias.

Cada día más, todo aquello que pasa en un país tiene eco en todo el mundo. Internet está transportando no sólo inmensas cantidades de información, sino que ha roto el antiguo concepto de regiones, zonas o territorios. Hoy la región es el mundo.

La marca España sigue aún en territorio de indefinición. Este año tuvo, además, el castigo de la crisis de los mercados, de la crisis inmobiliaria y de la crítica de los medios especializados que han desacreditado permanentemente, no siempre con razón, el presente del país.

Mi opinión, y no es la primera vez que lo digo, es que España es el mejor país del mundo para vivir. España lo tiene todo, pero todavía debe aprender a comunicarlo.

España necesita de un Brand Team que permanezca las 24 horas, los 365 días del año, volcado no sólo en implantar proyectos y objetivos de corto, mediano y largo alcance, sino también en poder aprovechar las crisis para dar una imagen de eficiencia, fortaleza y buena gestión. El caso de los mineros de Chile y su gabinete de crisis demuestran cómo se puede transformar algo negativo en una estrategia impagable de imagen exterior.

España tiene una deuda consigo misma. Debe dejar de lado los complejos y plantearse estas cuestiones como parte de los cambios para esta nueva era.

La marca España se lo merece. El país, los empresarios y, sobre todo, los ciudadanos lo agradecerán.

Este artículo fue publicado el pasado sábado 11 de diciembre en el diario Expansion

   Escrito por Colaboraciones   |   13 December 2010 0 comentarios
Tags : , , ,

Posts Relacionados

0 Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en dejar uno!
Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs