Había una vez empresas de comunicación que no tenían blog

Dentro de El Experto Opina 1 comentarios

Artículo escrito por Andy Stalman, director general de Cato Partners Europe

Admiro a quien escribe un blog. Admiro esa constancia de estar en contacto cotidianamente con esa audiencia de 1, 500 o 100.000 lectores ávidos de información, opinión, critica o punto de vista. Un blog es una cosa seria, por varios motivos. El primero, porque contiene letras pensadas, elaboradas, meditadas, procesadas. La mayoría de los blogueros que conozco son gente que se trabaja su blog. No están por estar. Están porque quieren estar y, sobre todo, porque tienen algo para compartir. No digo con esto que todos los blogs son geniales ni todos los blogueros unos fenómenos, pero sí creo que los primeros son tan necesarios como los segundos.

Estamos en una era a la que podríamos definir de varias maneras diferentes y que podríamos resumirla en tres grandes líneas: Una era con escasez de tiempo, una era de hiperconectividad y una era muy veloz, veloz en exceso. Apenas empezamos a digerir unos cambios, ya el mundo nos entrega dos docenas de cambios más. Esa velocidad está haciendo que muchas personas se vuelquen masivamente a la hiperconectividad, sin saber bien por qué o para qué, pero si mucha gente está por algo será, piensan. No es lo mismo estar que saber por qué y para qué se esta. Gente que corre a darse de alta en redes sociales, gente que empieza un blog para abandonarlo tras tres o cuatro posts, gente que adapta su bio para adaptarla a estos tiempos. Primero lo primero: Bien por aquellos que entendieron que adaptarse era la única opción. Lo segundo es decirles: adáptate detrás de un plan.

La cantidad de información a la que accedemos por día es en exceso global, viral y social. Esas redes sociales, esos blogueros, esos cambios nos han acercado a la información de una manera intensa, novedosa y participativa. No me digan que no es fascinante estar comentando la noticia en tiempo real con el periodista que está cubriendo una información o con uno de los protagonistas de la noticias o, en muchos casos, el que informa es un señor o señora de a pie que comparte ese instante con el mundo. El fenómeno de los 33 mineros chilenos es un buen ejemplo de cómo los tiempos están cambiando. A la gente le atrapan esas historias,  las audiencias necesitan de heroísmo, historias de superación, de emoción, intensamente conectadas con las emociones y, a la vez, siguen googleando o consultando en Internet el estado del tiempo o de las autopistas. Lo mas global es, al mismo tiempo, para muchos lo local.

A no desesperar, paso a paso y en orden. Todo el mundo terminará usando Internet, es una cuestión de tiempo, redes, infraestructuras y tecnología. Internet será el punto de unión de la humanidad por venir. Tiempos interesantes se avecinan, sin olvidar que los grandes cambios requieren de grandes esfuerzos. Cambios de personas para personas, porque uno escribe por y para la gente, comparte, conversa o lee.

“Muy interesante, pero si yo soy un autónomo o una PYME ¿que?” me preguntan muchas veces tras una charla o una conferencia. Nadie nació sabiendo, pero si ha habido mucha gente que se ha cuestionado cosas y que como resultado han podido crear un futuro mejor. De los mas mediáticos, ni Jobs, ni Zuckerberg, ni Bryn, ni Gates, ni Branson, ni Dorsey, ni siquiera Amancio Ortega. Pero todos creyeron en algo, con pasión, sin temor, con una visión, con mucho esfuerzo no exento de problemas, dificultades y desafíos. Miren su realidad, es la mejor carta de presentación. ¿Mi consejo? Hagan como recomienda - Milton Berle “Si la oportunidad no te llama, contruye una puerta” “If opportunity doesn’t knock, build a door.”

Hace poco un buen amigo me dijo: ¿cómo es que no tienes un blog? Le respondí que es una idea que me fascina y me interesa muchísimo, sin embargo debo reconocer que si tuviera un blog debería tener claro tres cosas: la primera es un compromiso de tiempo para darle vida; lo segundo saber bien qué quiero compartir y por qué; lo tercero por qué alguien entre los casi 2.000 millones de internautas querría leerme. Sigo dándole vueltas.

Mientras el Sr. Alberto Delgado y digo Sr. con mayúsculas me regala un cachito del blog de Roatan para compartir con, seguramente, mucha gente interesante, esta pequeña pero no por ello menos intensa reflexión sobre esta época donde la palabra escrita para mi tiene mucho valor y hacerlo en un blog con vida como el de Roatan, mas aún.

Y colorín colorado este post se ha terminado.

PD: No podría terminar estas palabras sin agradecer públicamente a Alberto por sus años de sabiduría copartida, su apoyo permanente, su maestría infinita y su incansable, acertado e inspirador uso de la palabra. ¡Gracias maestro!

   Escrito por admin   |   15 November 2010 1 comentarios
Tags : ,

1 Comentarios

Comentarios
Alberto Delgado Nov 18, 2010
10:42
#1 El gritón :

!Qué gran honor contar con Andy como blogero de Roatán¡ Quienes sigan este blog saben, por mis comentarios anteriores, de mi admiración por este personaje. Y digo bien personaje pq no conozca a nadie que en tan poco tiempo, en un país extranjero, haya conseguido tal grado de adaptación e integración a todos los niveles: personal, profesional, familiar, etc.
Todo ello sin perder ese aire cosmopolita que hacen a sus comentarios y opiniones tan interesantes.
Un lujo, repito. Buena prueba de ello, este primer post. Seguiremos atentos.

Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs