Operación Triunfo: la revolución digital

Dentro de Comunicación online , Marketing y Publicidad , Roatán al día 0 comentarios

‘Operación Triunfo 1’ marcó un antes y un después en la historia de la televisión. Dieciséis años después y con la misma esencia pero un formato renovado, OT 2017 lo ha vuelto a lograr. A falta de menos de dos semanas para conocer quien será el ganador de esta edición, el programa se ha convertido en el fenómeno de la temporada y despierta un interés que aumenta gala tras gala. Y no solo por la audiencia que acapara cada lunes, más de 2,7 millones de espectadores y un 21,7% de share en su última emisión, sino por la comunidad de fans que arrastra en las plataformas digitales.

El formato ha sabido encandilar a las nuevas generaciones con unos protagonistas que conectan con el espectador, la eliminación de prejuicios, naturalidad y, especialmente, una amplía apuesta por las nuevas tecnologías y las redes sociales. Una muestra más de hacía donde se dirige la comunicación de un futuro que ya está aquí.

¿Dónde reside la clave del éxito de OT? Si analizamos el programOTe, sin duda hay varios factores que van más allá de la música que lo han catapultado como un auténtico fenómeno de masas.

  • Los Javis. Sin ninguna duda son la pareja de moda y no solo de la televisión, sino del panorama cultural actual. Jóvenes, talentosos y sin miedo a expresar lo que sienten, los candidatos a cinco Goyas por la película ‘La Llamada’ convierten en oro todo lo que tocan. Sus peculiares métodos y ejercicios de interpretación, sus enseñanzas dentro de la academia y, sobre todo, su apoyo a los colectivos minoritarios y su apuesta por la diversidad les han convertido en los modelos a seguir de la nueva generación millennials.
  • Normalización de temas tabúes. Si por algo se está caracterizando OT 2017 es por normalizar los clichés y dar voz a las minorías sociales. El programa ha dado la vuelta a tabúes convencionales y se guía por valores como la igualdad, la tolerancia y la libertad, sin hacer diferencias entre edad o condición sexual. Ha dado visibilidad a la comunidad LGTBI+; ha cantado a la revolución sexual; visibiliza charlas sobre sida, feminismo, cáncer o la importancia de donar sangre. Incluso en una sociedad caracterizada por el culto a la belleza, los alegatos de algunas de las concursantes femeninas a favor de la no depilación de la mujer han traspasado la pantalla.
  • Acercamiento a los millennials. OT no sólo ha sabido reconquistar a los seguidores de la primera generación de triunfitos con un formato nostálgico y dinámico sino que, sobre todo, ha logrado la fórmula para empatizar con las nuevas generaciones. El formato ha sabido cómo enganchar a los jóvenes y conseguir captar su atención a través de una inteligente apuesta por las plataformas digitales. Contenidos inéditos en su canal online, conversaciones interactivas con los profesores o el jurado a través de las tradicionales redes sociales o plataformas como Shootr son algunas muestras de cómo es la nueva forma de comunicación con el consumidor.
  • Redes sociales. Solo es necesario entrar en Twitter para constatar su repercusión social. El hashtag diario para comentar el programa en esta red social logra ser Trending Topic durante prácticamente toda la jornada. Incluso los propios concursantes cuentan con un móvil con el que a diario van narrando lo que les pasan dentro de la academia. Un caso curioso es el de Amaia, una de las concursantes que tiene un mayor número de fans. Pese a que solo ha actualizado su perfil en Instagram cuatro veces desde que comenzó el concurso (el pasado 23 de octubre) cuenta con 280k seguidores.
  • Canal 24 horas y App. No es Gran Hermano pero el canal Youtube del programa mantienen en vilo a más de 300.000 suscriptores. Cada pase de micros semanal o repaso de la gala concentra a miles de espectadores y la reproducción de los vídeos subidos a esta plataforma acumulan millones de visitas. Para hacerse una idea del alcance de Youtube, sólo hace falta ver las cifras de la actuación “City of Stars” protagonizada por dos de los concursantes favoritos, Amaia y Alfred, que actualmente cuenta con más de 4,5 millones de visualizaciones. Lo mismo sucede con la app del programa, con contenido actualizado y la posibilidad de votar gratuitamente por el expulsado o el favorito semanal. Todos ellos ingredientes del ya presente marketing digital que deben adoptar muchas compañías: vídeo en directo y en streaming y la posibilidad de interacción con el consumidor dónde y cuándo quieras.
  • Los protagonistas. Uno de los éxitos es el propio casting de concursantes. Jóvenes naturales e inocentes, con sobrada ilusión y  ganas de superarse, abiertos, solidarios y ejemplos de compañerismo. La inocencia de Amaia, el duende de Aitana, la chispa de Roi o el idilio de Alfred y Amaia, que hace shippear a millones de fans, son algunos de sus mayores atractivos. A ellos hay que añadir un presentador, Roberto Leal, que se involucra y vive el programa como el que más: ha bailado en las actuaciones, participa activamente en las redes sociales y ha acudido a la academia para hacer deporte con los concursantes.

Un cóctel que enamora a la audiencia, traspasa la pantalla y consigue arrastrar a una amplia comunidad de fans en Internet. Una revolución digital que no ha pasado desapercibida para muchas marcas, que han aprovechado el tirón de OT para subirse al carro del merchandising.

Algunas empresas han apostado por el product placement como Telepizza, que hace unas semanas deleitaba a los concursantes con una cena; El Corte Inglés, que se llevó a los triunfitos de rebajas; o Donettes, que ha endulzado sus meriendas durante varios días. También @Superbritánico y @LaVecinaRubia han aprovechado la academia para promocionar sus productos, o marcas de ropa como Pitita, que se ha hecho eco de algunas de las frases más famosas con las que nos han deleitado los protagonistas del programa para sacar negocio: desde el comentado ‘¡Tócate el higo!’ de la directora de la academia de Operación Triunfo, Noemí Galera; el ‘altanera, preciosa y orgullosa’ de Ana Guerra; el ‘ay, no sé, buah, qué horror’ de Amaia o el famoso ‘sapoconcho es tortuga’ de Roi.

El próximo día 5 de febrero finalizará OT 2017 para el disgusto de sus seguidores que podrán decir aquello de “yo sí lloré con el final de OT, Mónica Naranjo, sí lloré”. El futuro dirá si sus concursantes triunfarán en el mundo musical pero lo que ya está claro es que esta edición ha marcado un antes y un después en la relación con el espectador, especialmente, en lo que respecta a la comunicación digital. Una estrategia en social media de la que en Roatán tomamos buena nota.

Gemma Fernandez   Escrito por Gemma Fernandez   |   25 January 2018 0 comentarios
Tags : , ,

0 Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en dejar uno!
Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs