Mercado de San Miguel

Dentro de Comunicación , Un buen plan 0 comentarios

Me gustaría proponeros un plan, quizás algo marujón, pero que tiene mucho encanto: ir a un mercado. Y no un mercado cualquiera, sino uno muy especial: el Mercado de San Miguel. Había oído hablar mucho de él, pero no fue hasta el sábado pasado cuando con familia incluída y merienda en la mochila (sabíamos eso sí que los productos eran caros y la economía familiar manda), decidimos darnos un paseo por los alrededores de la Plaza Mayor e ir a visitar este precioso mercado. Al llegar, lo primero que vino a mi mente fueron todas aquellas personas que trabajaban en los puestos del mercado antes de su remodelación y que se vieron obligadas a marcharse de allí para no volver. La verdad es que no sé si vendieron a gusto o no, pero sea como sea, espero que quienes allí compren, se acuerden de ellos.

La remodelación del Mercado de San Miguel se ha realizado conservando todas sus características originales de cuando fue inaugurado por primera vez en mayo de 1916. Es un edificio de planta baja, declarado bien de interés cultural y que se sostiene gracias a una estructura de hierro y una crestería de cerámica corona toda su cubierta. Además, al ser reformado para entrar en el siglo XXI, podemos apreciar en su interior ordenadores en los puestos de trabajo y tenderos con auriculares bluetooth.

Para las personas que amamos la gastronomía, este lugar es de visita obligada, así como obligado será volver de vez en cuando, y no sólo para degustar unas ostras acompañadas de una copita de champán (en el puesto más pequeño y a la vez más abarrotado de todo el mercado), o una bandeja del mejor jamón de jabugo, o una variedad impresionante de quesos con un buen vino tinto, sino también para mirar/admirar y curiosear, eso si, sin poder tocar tales exquisiteces, porque todos los productos aquí expuestos parecen sacados del mejor catálogo gastronómico que podáis imaginar. Todo parece estar prohibido al simple tacto no sólo por sus vendedores, sino porque tanta perfección asusta al más osado de los visitantes. Es un homenaje a los sentidos: ver, oler y, si vas a comprar, palpar y degustar.

Verás bodegas, bares y cafeterías que ofrecen tapas de primera y que están abiertos hasta las 2 de la madrugada. Ocio nocturno asegurado.

Quizás no sea un mercado tradicional, sencillamente es una nueva forma de mercado. Merece la pena visitarlo. Eso si, provistos de unos cuantos (bastantes) euros en la cartera.

Lugar: Mercado de San Miguel: Plaza de San Miguel (saliendo por la parte oeste de la Plaza Mayor)

Horario:

Lunes, Martes, Miércoles y Domingos de 10:00 hrs a 24:00 hrs. (horario continuo)

Jueves, Viernes y Sábados de 10:00 hrs a 02:00 hrs (horario continuo hasta las 2 de la madrugada)

Alberto Bohorquez   Escrito por Alberto Bohorquez   |   29 March 2010 0 comentarios
Tags : , , ,

0 Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en dejar uno!
Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs