La tiranía del ‘clic’

Dentro de Comunicación , Comunicación online 0 comentarios

Internet todavía es un paradigma en el mundo de la comunicación. Tanto en los medios como en agencias y en la comunicación corporativa. En la última década, se han despejado muchas dudas y el ritmo de los avances ha sido vertiginoso. Como todos los relacionados con las nuevas tecnologías, que cada vez envejecen antes.

A nivel periodístico, este paradigma aún incluye incógnitas en la prensa digital sobre cómo presentar la información, la distribución, la selección de la información, la jerarquización, etc. Y, por encima de todas, cómo atraer al lector, es decir, cómo vender la información. El precio del ‘clic’. Porque esos inocentes e incautos ‘clics’ de nuestra navegación digital, se traducen en dinero. Así se miden las audiencias y en su proporción, así paga la publicidad. Con lo que, por extensión, así ingresan los periódicos.

¿Consecuencia? Sencilla: banalización de los contenidos. Porque el valor de la información pasa a un segundo plano y lo importante es que el lector, el internauta, pinche en los contenidos. Con cada ‘clic’, el cerdito-hucha se pone más contento. Y también el dueño del periódico (que no necesariamente tiene que tener nada de cerdito).

En realidad, no es, ni mucho menos, un fenómeno nuevo, más allá del soporte. Es lo que ha sucedido en el periodismo desde que se descubrieron elementos como el sensacionalismo, el amarillismo o la crónica de sucesos. Ya lo resumió perfectamente el genial periodista polaco Ryszard Kapuściński: “Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante”.Pero en el panorama digital, la pugna por atraer a la audiencia es exageradamente feroz. Descarada.

La frivolidad en la calidad de los contenidos de la llamada ‘prensa seria’ asusta. Y, como periodista, avergüenza. El principal argumento para defender esta práctica de información superflua es aquello de ‘es lo que la gente quiere’ y se demuestra en la lista de las noticias más leídas del día. De acuerdo. De acuerdo, pero pueril. Indiscutiblemente, el ser humano tiende a husmear lo curioso, lo llamativo y lo morboso. Lo fácil. Nadie quiere una vida complicada. Obvio. En la información, tampoco. Siguiendo esa misma lógica y si resulta que el último fin del periodismo es hacer dinero, podemos aceptar que se publiquen las informaciones más macabras y también las de contenido erótico e incluso pornográfico, porque seguro que se conseguirían miles, millones, de ‘clics’. Que se lo pregunten a Google…

Pero ése no debe ser el fin del periodismo. Aunque estemos perdiendo el norte y nos resulte complicado repensar en sus orígenes y su razón de ser. El periodismo debe cumplir con una función social tan importante como la sanidad o la educación; y como tal, debería ser tratado y protegido.

Como define el catedrático de periodismo Gabriel Galdón, “el periodismo es una síntesis significativa de un saber prudencial al servicio de la sociedad”. En esa escueta y precisa definición, encontramos dos elementos clave que nos ilustran: 1) un saber (o sea, información que aporte conocimiento) y 2) al servicio de la sociedad, es decir, servir al bien del ciudadano por encima de intereses económicos. Porque, por definición y guste a empresarios o no, el elemento diferencial de la empresa informativa con el resto es precisamente ése: su finalidad no es generar beneficios, sino ofrecer un servicio público.

A estas alturas y más que imbuidos por esta abyecta tendencia, sería iluso pensar que los medios van a  virar y retomar una actitud responsable al respecto. Y menos, en un mundo cada vez más competitivo y capitalista. Sin embargo, sí es oportuno y no está de más recordar al lector que esté alerta y se enfrente a los medios con una visión más crítica. Que sea exigente. Y, por encima de todo, que no se deje tratar cual papanatas.

Ignacio   Escrito por Ignacio   |   15 April 2016 0 comentarios
Tags : , , ,

0 Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en dejar uno!
Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs