Cuestión de imagen

Dentro de Comunicación , Comunicación online , Marketing y Publicidad 0 comentarios

La pierna que soltó Valentino Rossi a Marc Márquez en el Gran Premio de Sepang no sólo le va a costar la sanción deportiva de comenzar último en la parrilla de salida en Valencia, sino que además ha pagado ensuciando su propia imagen. Admirado por todos en el mundo del motociclismo, con siete títulos mundiales y con la posibilidad de conseguir un octavo al alcance de su mano, el piloto italiano ha decepcionado a muchos y ya por siempre arrastrará esa mancha. Una acción impropia de un veterano de 36 años.

Aunque mal de muchos, consuelo de tontos, es cierto que este episodio antideportivo no es una excepción. Casos como el cabezazo de Zinedine Zidane a Materazzi en la final del Mundial de fútbol de 2006, el mordisco de Mike Tyson a Evander Holyfield o el de Luis Suárez a Chiellini en el pasado Mundial de Brasil (2014), son acciones que pueden tirar por tierra toda una trayectoria. Por impoluta e inmaculada que estuviera previamente.

Lo mismo ocurre en el campo profesional. Cuidar nuestra imagen es indispensable. Y, como remarcaba Nicolás Maquiavelo: no basta sólo con ser bueno, sino que también hay que parecerlo. Al fin y al cabo, hoy por hoy, en esta sociedad de consumo incansable, incluso las personas nos hemos convertido en productos. Los profesionales estamos expuestos constantemente en el escaparate y con un precio estipulado en el mercado de compra-venta. Puede sonar tan superficial como terrible, pero funciona así.

Así, crearnos una imagen de marca personal en el mundo laboral es imprescindible para diferenciarse y sobrevivir en el mercado laboral. Se trata de tener un sello propio e inimitable. El auge de las redes sociales y los blogs han fomentado y arraigado este fenómeno, que hoy puede parecer un extra en nuestro currículum, pero que probablemente en un futuro cercano será ineludible para competir en la jungla del mundo profesional.

Y es que, crear una buena imagen de marca personal, puede llegar a tener un impacto profesional impensable. Además de diferenciarte (o, de hecho, como consecuencia), puede situarte en una posición líder en tu terreno laboral y, con ello, aumentar tu cotización. Si tu estrategia es lo suficientemente buena, conseguirás incluso hacerte imprescindible.

Eso sí: no olvides que no sólo sirve el fondo para conseguir una buena imagen de marca personal, sino también la forma. Así que no saques tu pierna a pasear para pisotear a tus competidores, porque el efecto será contraproducente y tu imagen lucirá una bochornosa mancha. Y no hay detergente que limpie semejante lamparón.

Ignacio   Escrito por Ignacio   |   27 October 2015 0 comentarios
Tags : , , , ,

0 Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en dejar uno!
Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
Delighted Black designed by Christian Myspace In conjunction with Ping Services   |   French Teacher Jobs   |   Maths Teacher Jobs